Inicia la modernidad

Fábrica de velas de estearina

En el gobierno de Porfirio Díaz se facilitó no sólo la entrada de capitales extranjeros al país, sino también la entrada de maquinaria para las nuevas industrias –siempre y cuando llenaran los requisitos que el ejecutivo estatal exigiera. El gobierno de Jalisco, mediante la Ley de Hacienda de 1896, concedió exenciones de impuestos –entre otras facilidades– a fin de que dichas industrias impulsaran el florecimiento del estado en materia económica, comercial e industrial. Los señores Parcels y Fox, de nacionalidad estadounidense, decidieron establecerse en Guadalajara en junio de 1898, con la primera fábrica de velas de estearina, substancia consistente en una fórmula de éster esteárico de la glicerina. Como el país sufría entonces una gran escasez y altos precios de los combustibles, el permiso de la fábrica se concedió gracias a que introdujo maquinaria, consistente en una caldera de vapor con capacidad de diez caballos de potencia.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>