Inicia la modernidad

Primera película filmada en Guadalajara

A través del vitascopio, aparato que permitía pasar una película sin intermitencias y proyectarla sobre una pantalla, brotaron las primeras imágenes en movimiento filmadas en Guadalajara en 1896: El lazador mexicano. Del 12 al 14 de noviembre de ese año se expusieron las películas: Lazadores y jineteadores en Atequiza, Pelea de gallos, Baño de caballos, Elección de yuntas, El amansador y El jarabe tapatío, que se proyectaban frente a los ojos asombrados e incrédulos de los tapatíos al ver imágenes como si estuvieran vivas. Un pequeño salón para la diversión pública esperaba a los tapatíos en contraesquina de la Plaza de Armas, donde se podía admirar el kinetoscopio de Edison, una especie de caja de madera con un orificio para poder observar la película que pasaba adentro. Esta primitiva cinta cinematográfica se tomaba por medio de veinticuatro cámaras fotográficas que en serie producía el efecto de movimiento. Las plazas y azoteas eran la sede de exhibiciones públicas gratuitas que deleitaban a multitudes para proyectar las primeras películas en pantallas de manta que se mojaban para poder apreciar las figuras por transparencia.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>