Inicia la modernidad

Ireneo Paz

Ireneo Paz, abuelo de Octavio Paz, nació en Guadalajara en el año de 1836 –de donde debió huir luego de matar a un enemigo en un duelo– y murió en Mixcoac, en 1924. Durante 38 años dirigió la revista La Patria y montó su propia imprenta donde promovió como nadie los textos jaliscienses, hasta que el general carrancista Pablo González clausuró la publicación. Ironista talentoso, Ireneo Paz fue un intelectual con pasiones políticas. Congruente con su tiempo combinó las armas y las letras. Ejerció principalmente el periodismo y la novela histórica. De este género nos dejó 18 novelas que abordan muchos temas, desde la llegada de los españoles a Tenochtitlán hasta el inicio de la Revolución –teniendo en ésta como protagonista a Madero. Sus novelas pretendieron dar a conocer la historia de México de manera sencilla, entreteniendo sin llegar a la literatura. Pero todo el conocimiento que habría de heredar no lo extrajo de su intensa labor como intelectual sino más bien de la experiencia de su larga existencia, pues vivió como pocos las vicisitudes del siglo XIX mexicano, para presenciar la guerra con los Estados Unidos, la de Reforma, la Intervención Francesa, el Imperio, la restauración de la República, el ascenso y caída de Porfirio Díaz, y la Revolución que le siguió. Fue un liberal convencido y desplazado por los llamados “científicos”, con el ascenso al poder de Porfirio Díaz.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>