Inicia la modernidad

Escuela Normal

En 1892 se coronaron los múltiples esfuerzos realizados a lo largo de muchos años para ver operando una Escuela Normal en Guadalajara. Una preocupación constante para las autoridades de Jalisco fue buscar la manera de capacitar maestros para abatir el analfabetismo y lograr el anhelado progreso. Se emprendió una lucha ardua con muchos resultados fallidos. Primero, la corta vida que tuvo la Escuela Normal Lancasteriana, luego siguieron las peticiones de Manuel López Cotilla –el gran educador jalisciense– para que los maestros contaran con una escuela, pero las circunstancias no le favorecieron y no obtuvo respuesta –aunque gracias a él se llegó a implementar una capacitación de profesores en las escuelas municipales. Más tarde, la guerra civil repercutió en un grave estancamiento en la educación jalisciense. En ausencia de escuelas normales, se habilitaban los Liceos de Varones y Niñas donde se incluyeron cátedras de pedagogía. Fue hasta el período de Ramón Corona cuando se dio gran impulso a la educación pública, pero con su asesinato se vieron frustrados muchos de sus planes. Al fin, la Escuela Normal se consolidó gracias a los esfuerzos de Luis Pérez Verdía, quien convenció al gobernador en turno para que el presidente Porfirio Díaz interviniera en esta causa.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>