Los inicios

Obispado para la Nueva Galicia

En 1544, el rey Carlos v pidió al papa Paulo III que se erigiese un obispado en Compostela –petición que fue aceptada–, y se nombró primer obispo a fray Antonio de Ciudad-Rodrigo, quien renunció a esta dignidad. Entonces se nombró en sustitución a don Juan de Barrios, quien murió antes de venir a Nueva Galicia… Y no fue sino hasta 1547 que la diócesis tuvo obispo: el presbítero Pedro Gómez de Maraver, quien de todos modos se resistió a residir en Compostela, ya que para llegar a esa cabecera tenía que cruzar un camino junto al volcán El Ceboruco, que estaba en erupción. Por ello, solicitó cambiar la sede episcopal del reino novogalaico a Guadalajara, cosa que logró el primero de marzo de 1560.

Autor: Hugo Torres Salazar
<< Anterior Siguiente >>