Inicia la modernidad

Se impone el pantalón

El 7 de junio de 1887 don Doroteo López, jefe político de Guadalajara, estableció que “Desde el día primero de septiembre del corriente año será obligatorio en esta capital, para todo varón, sea cual fuere su condición o fortuna, usar en público el traje conocido como pantalón. La infracción de la anterior prevención se castigará con multa de un peso u ocho días de reclusión con destino a los trabajos públicos”. El anuncio se colgó muy visible en la ciudad, pero como pocos sabían leer, cientos de hombres fueron aprehendidos por no prevenirse con el atuendo. Se les aplicó la multa y los que no tenían para pagar –que eran la mayoría– tuvieron que realizar trabajos forzados. Corrió la voz y en los pueblos todos los vecinos cooperaron para comprar un solo pantalón que vestía el hombre que tuviera que ir de visita a la ciudad.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>