Inicia la modernidad

Antes de la electricidad

Antes de que la luz eléctrica iluminara las calles de Guadalajara, el sistema de iluminación pública era a base de cazoletas de barro llenas de sebo en el que se empapaba un trapo a guisa de mecha para que ardiera durante la noche en las cornisas y salientes de las casas. A las nueve de la noche, las calles lucían tenebrosamente oscuras puesto que los mecheros de petróleo que ardían eran simples puntos de referencia que apenas iluminaban los alrededores. Cuando obscurecía, recuerda López Portillo y Weber, “un atrabancado, incansable y paciente mozo recorría las cornisas con grave peligro de su vida, haciendo sentadillas y encendiendo las cazoletas con una antorcha que llevaba al efecto”.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>