Inicia la modernidad

Portales ensangrentados

Fue el 3 de diciembre de 1879. Todo comenzó con el decreto oficial del alza en una contribución extraordinaria. Los tapatíos se reunieron en el Teatro Degollado para decidir qué medidas tomarían para cancelar tal decreto. Al salir, un nutrido grupo de asistentes se dirigió a la Plaza de Armas gritando consignas contra el gobierno. Al llegar, exigieron a la banda –que en ese momento tocaba en el kiosco– que entonaran las notas del Himno Nacional. Cuando el himno comenzó, un piquete de soldados, aprovechando la música, cargó con sus armas contra los manifestantes obligándolos a buscar refugio en el Portal Quemado y en el de San Agustín. Con el ataque de los soldados mucha gente cayó allí mismo dejando gran parte de los portales ensangrentados. No hubo parte oficial de la pérdida de vidas o de heridos, sólo se denunciaron los “desaparecidos”.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>