Inicia la modernidad

Bienvenido sonido: la llegada del fonógrafo

Del más allá llegó la noticia: se había inventado un aparato que era capaz de reproducir sonidos; que de esa máquina llamada ‘Fonógrafo’ brotaban música, sonidos o hasta voces capturados previamente. La noticia despertó el apetito por poseerla y alguien envió a la capital a un empleado que gestionara la presentación de la fabulosa máquina en la ciudad. Y del México capitalino llegó a Guadalajara un tal Mr. Peterson quien en el mismo hotel donde se hospedó ofreció una demostración a selecto grupo. Se dedujo que aquello era digno de ser apreciado por el gran público, para lo cual se propuso hacer una exhibición en la misma Plaza de Armas. Imposible: el aparato era audible solo en espacios cerrados. Así el 2 de enero de 1879 con el teatro Degollado a tope –los boletos costaron de $0.50 a $1.50–, el público pudo ver pero no oír el prodigioso invento. Cuando lo llevaban al escenario se les cayó y no funcionó. Días después, reparada y con entrada gratis, en el Colegio de San Juan Bautista los habitantes de la ciudad pudieron verificar que sí era cierto: el sonido había sido atrapado por el mago de Menlo Park.

Autor: Álvaro González de Mendoza
<< Anterior Siguiente >>