Inicia la modernidad

La Biblioteca Pública del Estado

El gobernador Pedro Ogazón expidió el decreto que hizo nacer a la Biblioteca Pública del Estado poco antes del año de 1861, pero no fue sino hasta 1871 que la biblioteca abrió sus puertas. Con veinte mil volúmenes procedentes del Instituto del Estado, del Seminario Conciliar Tridentino de Señor San José y de los seis conventos varoniles desaparecidos en Guadalajara, fue tomando forma la biblioteca, la cual se instaló en la planta alta del Liceo de Varones (ahora Museo Regional de Guadalajara). Ignacio Luis Vallarta y José María Vigil la nutrieron de libros, rescatando cuanto libro pudieron en medio de la Guerra de Reforma. El primer bibliotecario público que tuvo la entidad fue Ignacio Puga y Acal, quien administró él solo aquel espacio y dejó luego su puesto a José María Vigil, a quien sucedió Antonio Pérez Verdía; por último, a Diego Baz le correspondió inaugurar la biblioteca. En 1914 las tropas revolucionarias se acuartelaron en este edificio y muchos libros se perdieron en manos de la soldadesca. Cuando llegaron tiempos mejores, la biblioteca cambió su sede al húmedo Agua Azul, lugar que permitiera su expansión y contaminación con hongos.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>