Inicia la modernidad

Fotógrafos pioneros

Con posterioridad a las primeras fotografías de Jacobo Gálvez, el oficio del fotógrafo se fue extendiendo conforme a una mayor demanda de los tapatíos. Todos ellos hacían, sobre todo, retrato y paisaje. Por ejemplo, en el portal de los Agustinos, don Justo Ibarra estableció –junto con “un señor Contreras” – el primer taller formal de fotografía en 1864. Y había otro fotógrafo –Carlos Barriere– que se dedicaba a retratar señoras guapas en ambientes llenos de glamour. Mención especial merece Octaviano de la Mora, quien abrió su estudio en el portal Matamoros durante la década de 1870. De la Mora fue el único fotógrafo de la república premiado con medalla en la Exposición Universal de París en 1878 y además se colgó siete medallas de primera clase de oro y plata en las distintas exposiciones del país. De Europa trajo gran parte de su aprendizaje, como el manejo adecuado de la iluminación y los efectos que causaba en la fotografía. En 1872, instaló un “salón de posiciones” que era una especie de teatro lleno de escenografías y el sello que llevaba su trabajo tenía un lema contundente: “verdad y belleza”. Hasta bien pasada la segunda mitad del siglo XX, nadie imaginaba que la fotografía estaría, con mayor o menor arte, al alcance de todos.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>