Los inicios

San Miguel: patrón espiritual

La población de Guadalajara establecida en su cuarto asentamiento, el Valle de Atemajac, erigió su primera iglesia, cuyo titular sería el arcángel San Miguel, patrono de la ciudad, en reconocimiento a su ayuda por la victoria que obtuvieron, el 28 de septiembre de 1541, contra los indígenas en la Guadalajara de Tlacotán. Sirvió esta iglesia de parroquia y más tarde, cuando la cabecera del obispado de la Nueva Galicia se estableció en Guadalajara, sirvió también de catedral. El lugar donde se construyó corresponde a la parte norte de la plazuela donde de encuentra el Teatro Degollado, considerando calle de por medio.

A un lado de dicha capilla se fundó un hospital que también fue puesto bajo la protección de San Miguel y así se le reconocería como el Hospital de San Miguel. De esta manera, la ciudad se ponía “en cuerpo y alma” bajo la tutela del arcángel San Miguel: en cuerpo, por medio de la salud; y en alma, por medio de la religión.

Autor: Hugo Torres Salazar
<< Anterior Siguiente >>