Inicia la modernidad

Adiós mamá Carlota

En 1867 los tapatíos estaban muy atentos a las noticias nacionales. Los adeptos a la república no perdían detalle de las informaciones. Después de más de dos meses de asedio de parte de los republicanos, las tropas francesas fueron vencidas en Querétaro y Maximiliano hecho prisionero el 15 de mayo. Dos días después –el 17–, en medio de un júbilo inusitado, y a voz en cuello, los tapatíos cantaron en la Plaza de Armas la canción revolucionaria: “Adiós, Mamá Carlota”, escrita por el general Vicente Riva Palacio, y que a la letra dice: “Alegre el marinero con voz pesada canta, y el ancla se levanta con extraño rumor. La nave va en los mares, botando cual pelota; adiós mamá Carlota, adiós mi tierno amor. De la remota playa te mira con tristeza la estúpida nobleza del mocho y el traidor. En lo hondo de su pecho ya sienten su derrota; adiós mamá Carlota, adiós mi tierno amor. Acábanse en Palacio tertulias, juegos, bailes; agítanse los frailes en fuerza de dolor. La chusma de las cruces gritando se alborota; adiós mamá Carlota, adiós mi tierno amor (...).”

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>