Inicia la modernidad

Escándalo político en el Degollado

A menos de un mes de haber sido inaugurado el Teatro Degollado, se anunció para el viernes 5 de octubre de 1866 la última representación de Los Puritanos. Y un hecho muy significativo tuvo lugar. Durante el dueto, en la escena llamada “de las banderas”, al oírse entonar la frase: “Gritando libertad”, una considerable parte del público se sintió inflamada en amor patrio y prorrumpió en “vivas” a la libertad y “mueras” al imperio de Maximiliano, con lo cual se armó un escándalo. La policía tuvo que intervenir para restablecer la calma con algunas aprehensiones. Pero la cosa no había de terminar ahí. Concluida la función, la cantante Ángela Peralta fue llevada a su habitación, ubicada en el Portal Quemado, y al llegar a la Plaza de Armas, el joven Miguel Pérez Arce volvió a lanzar mueras al imperio, que fueron repetidas por una multitud enardecida. Tuvo que intervenir de nuevo la policía.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>