Inicia la modernidad

Clemente Ramírez: especialista en misivas

Un evangelista, don Clemente Ramírez, cobró renombre debido al éxito que tuvo al dirigir una carta al emperador Maximiliano. Dice la historia que un arriero local que colaboraba con los franceses cuando la intervención, fue insultado por otro llamándolo “mocho franchute”. Durante el pleito consiguiente, uno de ellos clavó su aguja de arriar en delicada parte del cuerpo del otro, dándole muerte. La viuda se dirigió a Ramírez pidiéndole que escribiera una carta al emperador para solicitarle socorro –porque el marido había muerto en aras de la noble causa francesa. Ramírez escribió una extensa misiva, detallando los hechos y solicitando la venia de manera tan convincente que la carta terminaba diciendo al emperador que se postraba a sus pies y que le encargaba “darle saludos a la niña Doña Carlotita”. Fue tal el éxito de la carta que Maximiliano ordenó una compensación de 100 pesos para la viuda en desgracia. De ahí en adelante, el evangelista escribió un rótulo para anunciarse y hacerse publicidad que decía: “Clemente Ramírez: especialista en misivas para la corte”.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>