Inicia la modernidad

El Paseo de las Retretas

Hoy ya no se usa en la ciudad, pero en muchas zonas rurales todavía se ve. Los domingos en la noche la banda toca en el kiosco del pueblo mientras la gente da vueltas a su alrededor; hombres en un sentido y mujeres en el contrario, hasta que se emparejan y caminan juntos. Esta práctica se inició quizás en Guadalajara durante el siglo XIX. En 1863, durante la intervención francesa, el ejército se tuvo que improvisar con vecinos o civiles, y recibían instrucción militar frente a Palacio. El supuesto entrenamiento fue denominado como las retretas. A la hora de la retreta, la gente se acercaba a ver al improvisado ejército causando gran alboroto, hasta que el general José María Arteaga, gobernador del estado, permitió que una banda tocara cuando la gente se reunía, comenzando con esto las serenatas tapatías conocidas entonces como el Paseo de la Retreta. Y fue el mismo general quien, por medio de la tropa y con mucha cortesía, enseñó a la gente a que caminara en dos sentidos alrededor de la plaza. También habilitó para tal efecto la Plaza de Armas, cambiando los antiguos álamos por naranjos, construyendo bancas de ladrillo y dotándola con iluminación de mecheros de estearina.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>