Inicia la modernidad

El mural de la bóveda del Degollado

En 1861, dos ilustres jaliscienses, el arquitecto y pintor Jacobo Gálvez y el pintor y discípulo de éste, Gerardo Suárez, iniciaron los trabajos artísticos para pintar al óleo la bóveda del Teatro Degollado en proceso de construcción. El mural representa una escena del Canto IV de El Infierno de la La Divina Comedia, de Dante Alighieri. Jacobo Gálvez, encargado de la construcción del teatro, no llegó a ver su principal obra terminada. Gerardo Suárez fue considerado también un gran artista dentro de la historia de la pintura jalisciense. Ambos yacían bajo dos lápidas comunes en el Cementerio de Belén, pero sus restos fueron exhumados el 12 de septiembre de 1966 –justo en la celebración del primer centenario del Teatro Degollado– para colocarlos en las urnas correspondientes en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>