Inicios independentistas

Lecciones de farmacología, del doctor Leonardo Oliva

En el Museo de Historia Natural de la Ciudad de México se encuentra un busto de un prestigioso científico jalisciense: el eminente médico Leonardo Oliva. Egresó de la universidad tapatía a mediados del siglo XIX y a partir de ahí comenzó a arrojar luz sobre la vida artística, científica y cultural del estado. Hombre cultísimo, de espíritu romántico, latinista a la altura de los mejores, amante apasionado del arte y la buena música, políglota y científico de incansable labor, comenzó a dar la cátedra de farmacología en la Escuela de Medicina de Guadalajara desde que se tituló y hasta el año de 1870. Su principal pasión fue la investigación: cultivó un magnífico jardín botánico en su propiedad donde estudió las propiedades medicinales de muchas plantas y flores, desconocidas en ese entonces. Publicó en Guadalajara, en 1853, su obra más notable: Lecciones de farmacología, libro que constituye la primera obra de investigación de este campo en toda la nación mexicana. Escribió la Historia de la medicina en México, que lamentablemente se extravió en su viaje a la Academia de Medicina de Paris. Murió en Guadalajara en 1872 y sus restos descansan en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>