Inicios independentistas

La fábrica textil Atemajac

Así era conocida la fábrica textil que se construyó a cuatro kilómetros de Guadalajara en 1841 y que empezó a funcionar en 1843. Dentro de la fábrica se construyó una capilla, la casa de sus dueños –la familia Palomar–, la casa del capellán, y escuelas costeadas por la compañía y por las cuotas de los trabajadores. El funcionamiento de la fábrica –cuyo nombre oficial fue “La Prosperidad Jalisciense”– se sustentó con la energía producida por corrientes confluentes en el río Zoquipan. Gracias a ella surgió el pueblo de Atemajac, que en 1899 ya tenía tres mil habitantes, y que ahora es ya parte de la mancha urbana. El edificio de la textilera ha logrado sobrevivir parcialmente hasta la actualidad, aunque su aspecto y tamaño han sido mutilados. Solo una parte de la fábrica y del caserío obrero se mantienen en pie.

Autor: Nuria Blanchart
<< Anterior Siguiente >>