Los inicios

Beatriz Hernández y la batalla de Tlacotlán

La mujer de Juan Sánchez de Olea, Beatriz Hernández, figura en la crónica histórica por su carácter decidido y valiente. Beatriz participó en la defensa de los españoles colonizadores. Cuando estaban en Tlacotlán, en 1535, se armó y combatió como varón. En la defensa que capitaneó Cristóbal de Oñate, la pequeñísima ciudad fue cercada por incontables nativos; Beatriz alentaba a los españoles y mató con furia a varios asaltantes. Narra la crónica que Beatriz sacó de la iglesia a las atemorizadas mujeres que se refugiaban allí, diciéndoles: “No es tiempo de desmayos”, y las llevó a la improvisada fortaleza para resistir. Con una lanza en la mano y vestida con corazas, ayudó a proteger a los colonos y animarlos a que fuesen valientes. Tomó a su cargo la guardia hasta que los atacantes fueron repelidos. Más tarde su participación fue definitiva para que Guadalajara fuese trasladada a un sitio más seguro en el valle de Atemajac.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>