Inicios independentistas

Seminaristas traviesos

Don Pedro Espinosa y Dávalos fue rector del Seminario (1834-1852) y obispo . De su gestión como rector, se conoce la siguiente anécdota. Había una limosnera llamada Martina Mendiola que solía pedir ayuda afuera del Seminario. Los seminaristas, quienes gustaban jugar bromas, le dieron un escrito, haciéndole creer que con él recibiría del rector Espinosa un importante remedio a sus males. Distrajeron al portero, para que ella ingresara al claustro hasta tocar a la puerta de la mismísima celda del rector. El señor Espinosa se extrañó de la visita, mas venciendo su extrañeza preguntó a la mujer qué se le ofrecía. Martina por toda contestación le entregó el papel escrito en los siguientes términos: “Doña Martina Mendiola Suplica a su señoría Que le dé su compañía por no poder vivir sola.” El señor Espinosa comprendió que se trataba de una broma y escribió la contestación, entregando el papel a la analfabeta. Los seminaristas, a la espera de reacciones, leyeron lo que el sabio había anotado: “Contesta su señoría a la señora Mendiola que quiere una compañía por no poder vivir sola. Que vaya a la Portería y de aquellos estudiantes, elija su compañía o quede sola, como antes.”

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>