Inicios independentistas

Breve columna imperial

Cuando los tapatíos se enteraron de la coronación de Agustín de Iturbide como emperador de México en 1822, rápidamente se organizaron y dispusieron levantar una columna hecha de cantera, si bien de modesto tamaño, en la Plaza de Armas, acompañada de una placa que llevaba impresa la significativa frase: “Viva Agustín I, viva la Independencia de México”. Extraña celebración de la independencia de un país, por cierto, proclamando a un emperador. Pero cerca de doce años después, en 1834, la misma sociedad que había erigido aquella columna imperial la destruyó, furiosa, ahora a tono con el reciente fusilamiento del ya ex emperador Iturbide. La vida da vueltas.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>