Los inicios

El mar Chapálico

He aquí uno de los primeros testimonios españoles acerca del Lago de Chapala: “El mar Chapálico tan especial que siendo sus aguas dulces y saludables, son sus arenas limpias y está libre de cienos y atolladeros; sus playas son en algunas partes muy esparcidas y en otras las aguas chocan en riscos y peñascos, levantando olas y sus resacas arrojan conchas y caracoles; produce en abundancia pescado bagre deleitoso al gusto, tan grande que desde una cuarta allega su variedad a vara y media y el blanco llega a media vara; tan sano que a ningún enfermo se le prohíbe y no hay pescado como él en todo el reino” (descripción del padre Fray Antonio Tello en 1530).

Autor: Nuria Blanchart
<< Anterior Siguiente >>