Inicios independentistas

José Antonio El Amo Torres

José Antonio Torres, nacido en un poblado de San Pedro Piedra Gorda (hoy Manuel Doblado), era un mestizo de origen humilde que, con el tiempo, llegó a administrar una hacienda. Se le conocía con el sobrenombre de El Amo, ya que conducía con benevolencia a sus numerosos peones. En 1810 se enteró del movimiento independentista y se presentó ante Hidalgo, de quien recibió instrucciones para insurreccionar la Nueva Galicia. Después de vencer al ejército realista en la importante batalla de Zacoalco (hoy Zacoalco de Torres), se apoderó pacíficamente de Guadalajara y posteriormente se la entregó a Hidalgo. Después de la derrota en Puente de Calderón, marchó hasta Saltillo con los insurgentes y regresó para seguir combatiendo. Sufrió varios reveses más, en los que perdió importante cantidad de armamento.

El 4 de abril de 1812 fue nuevamente derrotado, esta vez por Antonio López Merino, quien lo remitió a Zamora, donde se encontraba el jefe realista Pedro Celestino Negrete. Éste lo amarró a una carreta y lo condujo a Guadalajara, a donde llegó el 12 de mayo. Se le juzgó sumariamente y se le ahorcó el 23 de mayo de 1812 en la Plaza Venegas (Mercado Corona) y luego, su cadáver fue descuartizado. Como escarmiento a los insurrectos, su cabeza fue exhibida en la misma Plaza, donde permaneció durante cuarenta días. Con los mismos propósitos de escarmiento, su brazo derecho fue enviado a Zacoalco, el izquierdo a la garita de Mexicaltzingo; la pierna derecha a la de San Pedro y la izquierda a la del Carmen.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>